Paula Granqvist – Finlandia – 4 días – Oaxaca

|Comments are Off

En febrero 2012, pasé 4 días en Oaxaca. Visité muchos lugares dentro y fuera de la ciudad, pero desafortunadamente no tuve suficiente tiempo para ver todo, así que estoy ansiosa por regresar!
El primer día vi la ciudad de Oaxaca, las iglesias y los mercados. Santo Domingo es impresionante, tan bonito y suntuoso en su estilo Barroco. Pero lo que más disfruté era el ambiente del centro en el Zócalo, una plaza tan tranquila, con mucha gente comiendo, tomando y paseando. ¡Podría quedarme sin problemas por días en esta plaza!
El segundo día visité Monte Albán, un sitio muy interesante y bonito. Encima del cerro está una área arqueológica bastante amplia, y se necesita bastante tiempo para caminar y ver todo. Desde Monte Albán se puede disfrutar de una vista increíble. Recomiendo tener un guía en Monte Albán, porque es agradable ver todos los edificios y vistas, y disfruté mucho escuchar las explicaciones y la historia del sitio. Vale mucho la pena visitarlo.
El siguiente día pasamos todo el día fuera de la ciudad para conocer los alrededores de Oaxaca. Visitamos un pueblo pequeño llamado El Tule, en donde se encuentra un árbol enorme y antiguo al lado de una iglesia preciosa y un parque con flores bonitas. Hicimos la siguiente parada en un taller de tapetes, donde una familia completa estaba haciendo tapetes bonitos y coloridos en cualquier tamaño. Era muy interesante ver todo el proceso de la elaboración de los tapetes, y explorar de dónde venían todos los colores tan bonitos. Hierve el Agua fue mi lugar favorito de este día. En el camino hacia allá, tuvimos una vista hermosa de las montañas. Hay una roca enorme y bonita que parece una cascada, hay manantiales y unas albercas llenas del agua de los manantiales.
Es posible meterse al agua refrescante del manantial y al mismo momento disfrutar de la hermosa vista de las montañas, una oportunidad maravillosa. Tomé fotos muy bonitas desde ese lugar! El palenque de mezcal fue muy interesante también. Ví las plantas que se utilizan en el proceso y me explicaron todo el proceso de la producción del mezcal. Me encantaría regresar ahí para un almuerzo o una cena, porque era un restaurante muy bonito, y muy bien decorado en estilo típico Mexicano!
Además disfruté de mucha comida Oaxaqueña, y me encantó! Probé la especialidad de Oaxaca, los chapulines! Tenían un sabor interesante.. Lo recomiendo para las personas que quieren experimentar sabores extremos durante su viaje

paula granqvist